Inicio COLUMNA Opinión. La 4T oaxaqueña, su “dinosaurio” y su chiquillada