Inicio COLUMNA Opinión. Misoginia política, un absceso