Inicio COLUMNA Opinión. El método de encuesta es una vacilada