Inicio COLUMNA Opinión. Y cuando Elizabeth Sánchez despertó… el dinosaurio seguía ahí