Inicio COLUMNA Opinión. Israel Vallarta y la (in)justicia mexicana