Inicio COLUMNA Arturo Peimbert o de cómo un fracasado defensor llegó a la Fiscalía