Inicio COLUMNA Congreso de Oaxaca, entre sumisiones, complacencias y comparsas